El albariño, la variedad más extendida y cultivada en la D.O Rías Baixas, caracterizado por su color “amarillo” y aroma afrutado, se trata de un vino amigable con diversa variedad de comida, debido al equilibrio entre la acidez y el contenido alcohólico.

Uno de los platos que acompañan a la perfección un buen albariño, es sin duda, el pulpo a la gallega. Este producto estrella de la gastronomía española, especialmente en la zona de Galicia, es probablemente uno de los platos más preciados de la cocina gallega. El troceado del pulpo junto a la patata cocida, con un toque de sal gorda y aceite de oliva, hacen de este plato, la conminación perfecta para el albariño.

El marisco a la plancha o cocido, se convierte en el amigo perfecto de esta variedad de vino. La combinaciones de sabores suaves y aromas cítricos, hacen de este plato junto con el albariño, algo espectacular. También podemos acompañarlo con moluscos al vapor , aprovechando sus sabores marinos muy puros.

Todo ello, crea una sensación de frescura marina, recordando de donde provienen dichos placeres de la degustación.

Otro plato más ligero, pero que a su vez, crea una mezcla de sabores idónea, es la tabla de quesos de cabra de paladar suaves tener cuidado con los quesos de sabor fuerte, debido a que su sabor puede predominar por encima del vino.

Un lenguado, rodaballo o merluza combinan perfectamente con un albariño. Los sabores suaves de estos pescados, hacen que el paladar acote con dulzura la mezcla de ambos. También podría combinarse con otro tipo de pescado, siempre y cuando sea de contenido bajo en grasas.

También, la cocina japonesa ha destacado el vino blanco como acompañante perfecto para uno de sus platos más importante, el sushi . La combinación de diferentes tipos de sabores, aromas y texturas gracias a la variedad de ingredientes, combina perfectamente con un albariño, debido a su textura suave y aroma afrutado.

 

Estos son algunos de los platos más recomendables para acompañar este maravilloso vino. Siempre debemos tener en cuenta que cada persona tiene un gusto, pero lo que si tenemos claro, es que un buen maridaje de la comida con el vino, crea sensaciones y gustos muy distintos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies